lunes, 28 de abril de 2014

Perro diario / 2

Una musa
ha sido
realojada:
cine
de
Oscar.

La creación del mundo (mudanza)

Cuando mi mirada se cruza
con la de esta mujer
que viene por ver quién pasa,
lo que me hiere
no es el hondo dolor de sus ojos,
la agonía del rostro que implora,
el cuerpo hinchado,
por acción de la senilidad, bloqueado.

Lo que me hiere
es la entropía de los objetos que la rodean:
la paredes amortajadas
por la respiración de todos los días,
el frigorífico con más de treinta años
cubierto de uso, de herrumbre,
la jarra, el azul ardiente de sus flores,

el cromático reverso, la creación del mundo.

(Luís Quintais)

Perro diario

Revisar
la lucha
para
después
caer.

sábado, 26 de abril de 2014

Tras leer "Técnicas de iluminación" de Eloy Tizón

Y creedme que la madera negra de los lápices no es por capricho. El aire se enrarece de bendiciones caducas. Guardo para el domingo una onza de chocolate. Rescribo las escenas prohibidas de Hans Christian Andersen.

Si todo fuera oscuridad en una sala de montaje. Manuscritos de tacto. Documentos a ciegas. Si todo fuera contrastado por un interventor sin alevosía.
Si me dejaran al menos por un día ser el tuerto (no pido más) superviviente de mañanas histéricas; el cíclope que arruina conspiraciones en la sobremesa.

Se propuso a Poe que releyera algún guión comercial. Que dejara en suspenso tanto afán desarrollista. Se propuso una reluciente meada sobre el hormigón y un poco de terciopelo y cámara lenta para la clase trabajadora.

Debajo de la Parra / 83

Preferiría tener
una toponimia
a una biografía.
Sin embargo
preferiría
carecer de
gentilicios,
de adjetivos
calificativos,
de gramática
sacra.

viernes, 25 de abril de 2014

Antropología (mudanza)

No tiene el hombre la solidez del basalto;
no nació, como la piedra, de un volcán,
no formó una isla,
no hirvió el mar en chorros ansiosos
de cielo.
El hombre, como la planta,
se dobla al paso del ciclón
se estremece con los cambios de
tiempo, como ahora,
en que las nubes traen ya
un escalofrío de otoño.
Este hombre tiene el fondo gris
de esas nubes, y su mirada amenazante
la insistencia en aguantar - aunque
sepa que el primer soplo
lo llevará del horizonte.

(Nuno Júdice)



Consejo (mudanza)

Se paciente, espera
a que la palabra madure
y se desprenda como un fruto
al pasar el viento que la merezca.

(Eugénio de Andrade)

jueves, 24 de abril de 2014

En un viejo almanaque de Assírio & Alvim / 6

EL INSTANTE ANTERIOR

Un ave estremece
en el instante anterior
la rigidez de las alas. También él
a pesar del sentido innato
para sobrevolar abismos
transporta en el cuerpo
la circulación pastosa de la sangre
y la informe sustancia
del perseguido alimento.

(Inés Lourenço, "A Enganosa Respiraçao da Manha)

Cancionero de mano / 51

EN LA LUCHA FINAL

Una chica
corre descalza
por la hierba.
No tendrá
más de veinte
años.
La miro
complacido:
corre
hasta
el límite
de sus fuerzas
sin dejar
de sonreír.
Es la primera
vez
que la veo
en mi vida
pero
de alguna
manera

que también
corre
por mí.

miércoles, 23 de abril de 2014

En un viejo almanaque de Assírio & Alvim / 5

ROMA

Era en verano al atardecer,
como Adriano o Virgilio o M. Aurelio
entraba en Roma por la Vía Apia
y por Antinoo y por todo el mar de la tierra
juro que vi la luz volverse piedra.

(Eugénio de Andrade)

Perro ladrador / 37

Las manzanas
de quienes
màs aman
latiendo
de claridad,
de verdor.

En un viejo almanaque de Assírio & Alvim / 4

ECO I

Porque tememos a nuestras almas agotadas
soñamos a veces con los ángeles que inventamos
y los ángeles que soñamos
obstinados gigantescos entes
hinchan nuestras ansias vehementes
con su invisible ímpetu claro

Y porque es enorme nuestro hambre
en nuestras oscuras repetidas llamadas
soñamos con verlos
con escuchar su voz.

Pero los ángeles no hablan
y cuando abren sus grandes alas
y sus irisadas espléndidas penas
recorren nuestro deseo con increíble fulgor
y a nuestro frágil singular fervor
ofrecen su brillo inútil.

(1929. Ana Hatherley, "Rilkeana")

Tras leer "Cosmópolis" de Don Delillo

Un par de logros del capitalismo más adicto: mayor refinamiento de la obscenidad  y considerar moralistas a los asesinos en serie.

martes, 22 de abril de 2014

En un viejo almanaque de Assírio & Alvim / 3

EL SOL enseña el único camino
la voz de la memoria irrumpe enlodada
aún no partimos y ya olvidamos todo
caminamos envueltos en un alveolo de oro fosforescente
los cuerpos se diluyen  en la delicada piel de las piedras

hablan los ríos de este regreso y por las orillas resuenan pasos
los pozos donde nos asomamos se aproximan peligrosamente
de la ausencia y de la sed buscamos los rostros en el agua
conseguimos no olvidar el hambre que nos aisló
de oasis en oasis

hoy
es la sangre blanca de las cobras la que perpetúa el lugar
el peso de repentinas casiopeas en los ojos
cuando el velo de la noche viene a roer poco a poco la llanura

caminamos aún
sabemos que ya no hay tiempo para mirarnos
la huida sólo es posible hacia el interior de los cuerpos fragmentados
y un día...¿quién sabe?
llegaremos

(1948-1997. Al Berto, "O Medo")

lunes, 21 de abril de 2014

En un viejo almanaque de Assírio & Alvim / 2

POEMA

En todas las calles te encuentro
en todas las calles te pierdo
conozco tan bien tu cuerpo
soñé tanto con tu figura
que atravesé la cintura
tanto  tan cercano  tan real
que mi cuerpo se transfigura
y toca su propio elemento
en un cuerpo que ya no es el suyo
en un río que desapareció
donde un brazo tuyo me busca

En todas las calles te encuentro
en todas las calles te pierdo

(1923. Mário Cesariny, "Pena Capital")

domingo, 20 de abril de 2014

En un viejo almanaque de Assírio & Alvim

LA PRESENCIA MÁS PURA

Nada del mundo más próximo
sino aquellos a quienes negamos la palabra
el amor, ciertas enfermedades, la presencia más pura
escucha lo que dice la mujer vestida de sol
cuando camina por las copas de los árboles
"¿a qué distancia de la lengua común dejaste
tu corazón?

la altura desesperada del azul
en tu retrato de adolescente hay centenares de años
la extinción de los lirios en el jardín municipal
el mar de esta bahía en ruinas o si quisieras
las bolsas del supermercado que se expanden por las gavetas
las conversaciones todavía sorprendentemente escolares
deletreadas en familia
la fatiga de la carrera dominical por el bosque
los recibos de la lavandería con un "no olvidar" apuntado
el terror que tenemos
a ciertos encuentros casuales
porque dejamos de saber de los otros
cosas tan elementales
como el propio nombre

escucha lo que dice la mujer vestida de sol
cuando camina por las copas de los árboles
"¿a qué distancia dejaste
el corazón?"

(1960. José Tolentino de Mendoça, "Baldíos")

sábado, 19 de abril de 2014

Cancionero de mano / 50

ÚLTIMO VIAJE

No quieres
darte cuenta,
me dijo,
de que hay
gente
en este mundo
que lo único
que ha visto
es la carretera
que pasa
por delante
de su casa.
Y debería
darle
la razón
si no fuera
por
mi vieja
y
despilfarradora
memoria.

Alrededor de la medianoche

                                                     para Ildefonso


Abigarrarse hasta
lo ténue.
La torrentera,
siempre diurna,
parece pecio
de la locuacidad.
Si es por sueños,
en mi sueño
no sucede otra
cosa que el verano:
paradise supreme
tocaría
el saxofonista
crecido
de austrohúngaro
en
austrohúngaro.
Su trato
es una vendimia
de nodos
y
quilapayunes.
Pero
vuelvo al sueño
para confirmar
que a mi padre,
canciones para
después de una guerra,
el sueño no le dice
nada.
No es de extrañar:
la espesura,
la nocturnidad,
la naranja,
la Noche de Reyes:
trabajó duro
para igualar
el terreno.
Le hablo
del saxofonista
pero no puede,
ya no puede,
audífono
y
toma diaria,
más que convidarle
a una pinta,
decirle:
ya me dijo
Fernando.
Y el saxofonista,
estibador
de Freud,
crupier
de Lacan,
adolescente
amante
de Sherezade,
el saxofonista
que almuerza
pavos reales
y llama Elvis
a todos los espigadores,
me trajo el pequeño don
envuelto en un fular.
El pequeño don de la
responsabilidad incierta
de un adverbio,
el pequeño don
de la transfusión verbal,
el pequeño don
del adjetivo y su estilete.
Aprendí a cortar
queso, a querer
aquello que acrecienta,
esto lo dijo Carver,
que aunque siempre
escribe sin ponerse
los zapatos,
es capaz de allanar
caminos a su paso.
Unos rectilínean,
otros curvilínean
como el saxofonista
que aúlla si no
es azul
nuestro compromiso.
Que nos pretende
marcianos si no
fuera porque terrícola
es un sustantivo
tan graciosamente
desfasado,
tan extraterrestre.

miércoles, 16 de abril de 2014

Perro ladrador / 36

La patria,
la pequeña
patria
del orín
y el girasol
ni robaba
ni avergonzaba.
Enmudecía,
memorizaba.

lunes, 14 de abril de 2014

Tras leer "La bicicleta del panadero" de Juan Carlos Mestre

El poeta, una mujer barbuda que arroja su promiscuidad y su elocuencia contra las sanas costumbres.

Cancionero de mano / 49

LAS FALSAS PROMESAS

Había un chaval
en el barrio
que descubría
antes que nadie
las formas
que se esconden
en las nubes.
Había un chaval
en el barrio
pero el cielo
hoy
está
completamente
azul.

martes, 8 de abril de 2014

Perro ladrador / 35

Creemos
cantando.
Quiero decir:
creemos
en la luminosa
insistencia
de un antiguo
verano.

Tras leer "Los javaneses" de Jean Malaquais

Entiendo que el disparate es una poética y que si sumamos esperpento a los parias de la tierra, el calculado costumbrismo se queda lelo.

Debajo de la Parra / 83

Si yo me equivoco
me equivoco
a pesar
de la luminosa
inercia
a pesar de que
todo monte
es monte.

miércoles, 2 de abril de 2014

Cancionero de mano / 48

SEGUNDA VIDA

La guía dice
que después
de atravesar
un pequeño
bosque
de hayedos
encontraremos
una ruidosa
cascada
en la que
se agolpa
todo el agua
del invierno.
Allí
podremos
poner los pies
a remojo,
hablar justo
lo necesario,
dejar que
el sol
apacigüe
nuestras
espaldas.

Debajo de la Parra / 82

Mi política
es
una geometría
de
hechos consumados,
una hermenéutica
de los espacios
en blanco,
una querencia
por los casos
perdidos.