viernes, 23 de mayo de 2014

Debajo de la Parra / 86

LA EDAD DE LA INOCENCIA

Se cuentan con los dedos de una mano los discursos que eviten la disculpa del contexto. Lo habitual es tirar la piedra y señalar el rostro de quien escucha.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Contra la poesía faldera

Un poema no podía tener el espíritu de los perritos que siguen a cualquiera que les silbe o les dé un trozo de galleta ("Días de Nevada", Bernardo Ataxaga)

Debajo de la Parra / 85

JUEGO DE TRONOS

Un escritor imita otras voces de manera diferida: deja pasar el tiempo suficiente para que la confusión  reine y para que al bastardo se le acoja como si fuese el primogénito y legítimo heredero.

Perro ladrador / 39

Para que
pueda entrar
una alondra
dadme
un nombre de mar,
un solo incendio.

domingo, 11 de mayo de 2014

Debajo de la Parra / 84

ORNITOLOGÍA:  PARKER Y COLEMAN, NIBELUNGOS

En Venecia cinco músicos le bajaron el tono al metal pesado de Wagner. Pero la altisonancia, la globalidad - pía el gorrión - está siempre del lado del que escucha. Wagner dormido en una góndola, arboles exentos de edictos municipales: otro mundo es posible.

Cancionero de mano / 53

EL GENIO DE LA LÁMPARA

No debería
de haber
una edad
para
que alguien
te cante
una nana.
No debería
de haber
una edad
para
que alguien
te enseñe
el embozo
de una cigarra.
No debería
de haber
una edad
para
que alguien
te entregue
una nocturnidad
sin alevosía.

jueves, 8 de mayo de 2014

Tras leer "Vintage" de Marta Sanz

Señor Lirismo ha modificado su vocabulario: ya no dice "enumeración caótica". Señor Lirismo le ha pedido a unos cuantos poetas que se dediquen a los crucigramas. A otros, que solo escriban como si recibieran respiración artificial. Respiración.

miércoles, 7 de mayo de 2014

Tras leer "Casi invisible" de Mark Strand

Concede poemas a un narrador que no sea paternal: lo convertirás en un ser fronterizo; extrañado pero familiar en el trato.

Cancionero de mano / 52

EL CABALLERO DE LA MANO AL PECHO

Dos cervezas
y
una foto
de hace
veinte
años
encima
de
la mesa.
Si te soy
sincero
he de decir
que estás
como siempre.
Por lo
que a mí
respecta
he tratado
de disimular
todo
lo que he
podido,
he tratado
de vivir
una vida
diferente,
es decir,
igual que
la de todo
el mundo.